Como cada año en la Casa Salesiana de Alcalá de Guadaíra se conmemora este momento tan señalado en la vida de Don Bosco durante el mes de octubre. Gracias a la asociación de madres y padres de nuestro centro, toda la comunidad educativa disfruta de este día degustando unas riquísimas castañas asadas durante el recreo.

 

El objetivo de esta iniciativa es recrear el milagro de las castañas de Don Bosco, el cual tuvo lugar en el año 1849. Ese día Don Bosco realizó una visita al cementerio acompañado de todos los muchachos del Oratorio de Valdocco (Turín) y a compartir un momento de oración. Les había prometido, para la vuelta, unas castañas cocidas y había hecho comprar tres grandes sacos de los que se encargaría cocer su madre (Margarita Occhiena). Pero ésta no había entendido bien sus deseos y no coció las suficientes castañas para todos. Sin embargo, Don Bosco no paró de repartir cazos a todos los jóvenes. Centenares de ojos miraban aquel cesto que nunca parecía tener fin. Fue el momento en el que, por primera vez, con las manos llenas de castañas, gritaron los muchachos: «¡Don Bosco es un santo!».

 

Desde entonces cada salesiano, cada salesiana, en las familias, los oratorios y centros juveniles se recuerda el milagro: como signo de lo que Don Bosco es capaz de hacer por sus jóvenes, como recordatorio de lo que cada uno podemos hacer por nuestros chicos y chicas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies