Todavía resuenan los latidos del corazón de Don Bosco que nos han impulsado a amar como él nos amó. El mes de enero ha sido una auténtica fiesta en la que los alumnos de nuestro colegio la han vivido con una energía suprema.

 

Comenzamos el mes de enero con la tradicional bendición de animales domésticos por San Antón. Profesores, alumnos y familias se dieron lugar en el patio para celebrar dicho acto dando testimonio de amor y respeto hacia los animales.

 

El triduo escolar ha servido de antesala al día grande. Durante los días previos al 31, los chicos y chicas de las tres etapas de nuestro centro se reunían en la capilla para prepararse en cuerpo y alma ante la llegada del día de Don Bosco. Las distintas celebraciones del triduo, presididas todas por los Salesianos de la Comunidad, han hecho un recorrido por la vida de San Juan Bosco recordando a un “Juanín” niño y adolescente; a un Don Bosco sacerdote; y a un verdadero Santo de la Iglesia.

 

Y llegó el gran día. El miércoles, 31 de enero de 2018, es el más grande en cualquier Casa Salesiana. La mañana comenzó de la mejor y dinámica forma posible. Los alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria se congregaron en el patio de abajo para vivir unos “buenos días” especiales. La alegría desbordante ya se notaba en las palabras de los directores, en las vestimentas de la época, en los cantos y en los bailes. Este año, la dinámica ofrecida ha sido la de plasmar en una gymkana la presencia salesiana por el mundo. Juegos de cada país, danzas tradicionales y banderas han dado ejemplo de ello. Tras el desayuno de pan con chocolate ofrecido por el AMPA, por las circunstancias, tuvimos que separar celebraciones y lugares. Los chicos de Infantil y primeros cursos de EP se quedaron en la capilla del colegio para vivir junto a Don Bosco una celebración de la Palabra muy especial y atractiva para todos. Los chicos de 4º EP en adelante fueron a la Parroquia de San Sebastián a celebrar la Eucaristía solemne.

 

No olvidamos los campeonatos deportivos durante los recreos de todo el mes, las sesiones tutoriales, las unidades didácticas de cada asignatura dedicada a Don Bosco, las cartelerías, decoraciones varias…

 

Sin duda, celebrar Don Bosco así es fuente de motivación par todos, especialmente para los jóvenes. Es camino de conduce a Jesús y a María, camino que nos lleva a la santidad.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies